El consejo que me dio Javier Marías para vender

Hubo época de mi vida que me dedicaba a trabajar en la empresa privada y viajaba mucho a Madrid.

La de viajes que habría ahorrado si hubiese venido la pandemia antes. 

Era la época de las vacas gordas, donde se gastaba más dinero en viajes que Hulk en camisas. 

En uno de estos viajes, en la entrada de la estación de Atocha me fijo que en la puerta hay un señor fumando clavado a Javier Marías. 

Me había encontrado en otras ocasiones a personas famosas en el AVE y en el aeropuerto.

 

Desde Serrat (que grande) a la Pantoja (llorando a moco tendido).

Desde Boris Izaguirre (que elegante) hasta Baute (con su guitarra y todo y que bajito).

Desde Rossi de Palma (Que alta) hasta Almodóvar (que bajito. Aunque no tanto como Baute).

Y unos cuantos políticos, de los cuales no quiero acordarme...

El resto lo conocen los que me leen todos los días .

Tanto apuntarte como darte de baja está chupao .

¡ Que se jodan!